El contradictorio Dios cristiano

Autor: Antonio García Ninet. Fuente: Antonio García Ninet.

 

Los dirigentes católicos afirman sin justificación de ningún tipo la existencia de “su Dios”, consideran que éste tiene el derecho de prescribir a los hombres qué deben y qué no deben hacer, y que el hombre tiene la obligación de obedecer sus mandatos, los cuales podrían llegar hasta el absurdo de exigirle el sacrificio de sus propios hijos, tal como, según la Biblia, habría sucedido en el caso de Abraham, a quien Yahvé habría ordenado que le sacrificase a su hijo Isaac para saber hasta qué punto llegaba su nivel de sumisión, como si no lo supiera, de acuerdo con la supuesta omnisciencia y predeterminación que al mismo tiempo le atribuyen. Pero precisamente y como consecuencia de tal supuesta predeterminación, la pretensión de que Dios exija al hombre que le obedezca libremente es contradictoria, ya que de acuerdo con tal poder divino todos los actos humanos, incluido el de sus decisiones libres (?) de obedecer o no las órdenes divinas, habrían sido programados por ese Dios[1] y, por ello, implicaría suponer que el hombre pudiera dejar de hacer o dejar de querer hacer lo que Dios quisiera que hiciera o quisiera hacer, de acuerdo con una voluntad propia e independiente de Dios, escapando por ello a su predeterminación.

 

Además de esta contradicción, cuando uno se pregunta cómo es posible que se pueda defender la absurda creencia de que un Dios pueda interesarse por las acciones de los hombres, la respuesta puede encontrarse en la fantasía humana que desde tiempos remotos ha conducido al hombre a crear a los dioses a su imagen y semejanza, de manera que, del mismo modo que los señores, los reyes o los faraones egipcios imponían sus órdenes y caprichos, y los súbditos llegaban a asumir la obediencia a tales órdenes como una auténtico deber moral, igualmente la clase sacerdotal impuso su doctrina de que los dioses serían seres sobrenaturales con un derecho y un poder absoluto sobre la vida y la muerte de los hombres, sus súbditos, que con mayor motivo tendrían esa misma obligación de obedecerles.

 

La justificación de aquel derecho, tanto en el caso de los señores terrenales como en el de los supuestos dioses, no era otra que la de su poder. Y, por ello mismo, desde que los sacerdotes judíos proclamaron la existencia de Yahvé como Señor absoluto de los judíos y posteriormente de toda la tierra, resultaba fácil establecer que a él se le debía una obediencia y una sumisión absoluta, y que cualquier desobediencia a sus órdenes merecía un castigo inexorable.

 

Así, por lo que se refiere a la crueldad y comportamiento despótico de ese Dios, “más allá del bien y del mal”, que sospechosamente se comportaba guiado por pasiones “humanas, demasiado humanas”, resulta difícil enumerar la larga serie de textos bíblicos en que se muestran tales características, pero tiene interés mencionar al menos algunos especialmente significativos por lo asombroso que resulta que, siendo la Biblia el libro sagrado de los católicos y habiendo en ella barbaridades de una magnitud inimaginable, supuestamente inspiradas por el “Espíritu Santo”, la mayoría de los fieles católicos siga desconociéndolas o llegue a considerar que tales textos deben de tener alguna explicación misteriosa, en lugar de atreverse a pensar por sí mismos para analizar y descubrir directamente lo que en ellos se dice, aunque tal actitud les lleve a tomar conciencia de que ese supuesto Dios, “amor infinito”, sería un ser especialmente perverso, movido absurdamente por el deseo de ser adorado y obedecido por el ser humano, como si su propia felicidad o perfección dependiera de algún modo del caso que los seres humanos hicieran de él.

Anuncios

About jonatanreedek

I am a person who lives reflection of the world and the things that are daily but which are not in reality. I like the classical music, reading and the informatics computer among other things.

One response to “El contradictorio Dios cristiano”

  1. Rodolfo Plata says :

    LOS VALORES SUPREMOS DE LA TRASCENDENCIA HUMANA Y LA SOCIEDAD PERFECTA, DEBEN ORIENTAR LOS OBJETIVOS DEL CURRÍCULO ESCOLAR LAICO, A FIN DE ALCANZAR LA SUPRA HUMANIDAD. La relación entre la fe y la razón, la religión, la ciencia y la educación, se enmarca en el fenómeno espiritual de la trasformación humana abordado por la doctrina y la teoría de la trascendencia humana: conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las conclusiones comparables de la ciencia: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.). La paideia griega tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma. El educador, utilizando el discurso filosófico y la discusión de casos y ejemplos prácticos, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo coincide cien por ciento con el currículo y objetivo de la filosofía griega. Y por su autentico valor pedagógico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el currículo y la metodología de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). Meta que no se ha logrado debido a que la mitología del Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ Es tiempo de rectificar retomando la paideia griega de Cristo, separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su teología fantástica que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: