Archivo | Uncategorized RSS for this section

La mujer en la nueva España musulmana (Al Andalus)

muslman

Anuncios

La causa del odio islámico hacia los no musulmanes. Por Youssef Bazzi

Tomado de los blogs de religión en libertad
http://www.religionenlibertad.com/la-causa-del-odio-islamico-hacia-los-no-musulmanes-por-youssef-32063.htm

Se respetan los derechos de autor.

El odio asesino hacia los no musulmanes se basa en los textos del Islam, según afirma el periodista libanés Youssef Bazzi.

Youssef Bazzi es un periodista libanés. Su artículo es una llamada al corazón contra el odio musulmán asesino hacia los cristianos. El mismo odio se extiende, de hecho, a todos los no-musulmanes: los hindúes, budistas, sijs, judíos, los bahá´ís, etc, por no hablar de los ateos y los espíritus libres.

Youssef Bazzi:

El doble atentado que mató a docenas de cristianos en Pakistán [el 22 de septiembre] ocurrió al mismo tiempo que la masacre de decenas de otros cristianos en un centro comercial en Nairobi perpetrado por un grupo de extremistas musulmanes que fue dirigido deliberadamente contra los no musulmanes.

Poco anteriormente, las casas e iglesias coptas fueron quemadas en Delga, en el Alto Egipto, por grupos islamistas apoyados por la población local. Estos hechos son parte de una serie de actividades terroristas, asesinatos, secuestros o expulsiones de ciudadanos cristianos de países de mayoría musulmana, de Nigeria a Pakistán pasando por Egipto, Siria e Irak. Si en otros países musulmanes los cristianos están más protegidos del terror, todavía necesitan la “protección del Estado”, o son víctimas de la discriminación social y política, sintiéndose rodeados, débiles, o viviendo en la inseguridad.

La principal consecuencia de la ausencia de una cultura de la igualdad de la ciudadanía y la convivencia es la emigración de muchas comunidades cristianas, que son los representantes de la antigua historia y la civilización del país y en ocasiones son su elite social, política y cultural.

Es evidente que la mayoría de los musulmanes condenan los ataques contra sus conciudadanos no musulmanes, como el terrorismo apunta contra los extranjeros. Sin embargo, este tranquila mayoría comparte una tradicional hostilidad y odio hacia Occidente, hasta el punto de considerar a los ciudadanos cristianos como aliados objetivos de Occidente, que no comparten su lealtad a la Umma [nación musulmana] .

Además, la cultura más común entre la mayoría de los musulmanes es el de la “primacía de la mayoría”, la “defensa de la religión “, la ” incredulidad ” de los no musulmanes, la identidad religiosa primando sobre la identidad nacional. Así, la aplicación de la Shari´a [en sus antiguas o modernas interpretaciones] se considera preferible a la ley civil. Esto se puede ver a través de los debates sobre las Constituciones, que hay actualmente en curso en Túnez, Egipto y Pakistán.

… Es la cuestión histórica fundamental: ¿Cuándo comenzará la reforma religiosa profunda pospuesta durante siglos?

El Islam “moderado”, que condena los ataques contra los cristianos se limita a un rechazo de la violencia sin combatir las causas o fuentes. Duda incluso de excluir del Islam a los autores de atentados terroristas que matan a personas inocentes (a menudo la mayoría de los musulmanes ), refiriéndose a los textos antiguos, no cuestionado hasta entonces, para justificar sus acciones. Porque se basan en una tradición que no ha sido reformada o reinterpretada. Estos grupos son los auténticos musulmanes y consideran a los demás como menos musulmanes. Y “el Islam oficial” no actúa en contra de ellos, siguen siendo incapaces de responder a las cuestiones clave relacionadas con los derechos humanos, las leyes de sucesión o el matrimonio con menores.

La crisis de las sociedades musulmanas se ve agravado por los conflictos intercomunitarios musulmanes. La violencia y el terrorismo no se limitan a los no musulmanes, sino también las diferencias sectarias y étnicas, como es el caso de Pakistán, Afganistán, Irak, Siria, Somalia, Sudán e incluso en Nigeria.

Todo esto ayuda a frenar a los estados y sociedades en la difusión de la marcha de la Historia para traer de vuelta a las tinieblas de la “sedición”. Transforma los países en tierras áridas donde se siembra la muerte, la desesperación, la destrucción y la pobreza. Desde el fracaso del “Estado talibán” en Afganistán hasta que el callejón sin salida del jomeinismo en Irán, pasando a través de la derrota de la “Hermandad Musulmana Estado” y el caos de fanáticos suicidas e islamistas en Irak, Somalia, el Islam político continúa su viaje, mientras que se plantea la histórica pregunta crucial: ¿Cuándo comenzará la reforma religiosa profunda postergada durante siglos?

La causa del odio islámico hacia los no musulmanes. Por Youssef Bazzi. Courrier International. 24 de octubre 2013

El Islam y los perros

El Corán prohibe tácitamente la tenencia y trato.

El Islam prohíbe tener perros, y el castigo para el que lo hace es perder una o dos de sus qiraats de sus hasanaat (buenas acciones) cada día. Se ha hecho una excepción en el caso de tener perros para la caza, para custodiar el ganado y los granos.
En muchos países musulmanes se castiga a las personas que tienen perro ya sea con latigazos o multas y los perros son asesinados de manera brutal ya sea con inyección de ácido como lo hacen en Irán o disparándoles como lo hacen en Marruecos. Aquí les dejo un video para que observen.

FELIZ DIA DE SAN VALENTIN

Si a los musulmanes no les gusta esta celebración, es porque no debe ser algo malo.

 

Sabatina James: “Europa no puede acoger a los musulmanes radicales si quiere salvaguardar los derechos humanos”

 

Exmusulmana forzada a casarse y violada por su marido nos cuenta su historia.

 

Sabatina James es una militante paquistano-austríaca por los derechos del hombre, convertida al catolicismo; escapó por poco a un matrimonio forzado con uno de sus primos en Pakistán, que abusó sexualmente de ella de manera repetida.

 

Amenazada de muerte por su propia familia a causa de su conversión, Sabatina James vive desde 2004 con alta protección las 24 horas del día. Fundó en 2006 la organización caritativa Sabatina, que ayuda a las musulmanas que no desean un matrimonio forzado. Ella asegura a las víctimas la posibilidad de huir, ayuda jurídica y psicológica.

 

Esta ex musulmana ha expresado recientemente importantes críticas hacia la gestión alemana de la crisis de los migrantes. Según informa la agencia católica austríaca kath.net, ella ha recordado las amenazas reales de una inmigración musulmana incontrolada llegada de países no democráticos. Ella expresa sus inquietudes de manera clara, chocando con la moderación habitual de los católicos del otro lado del Rhin.

 

En una entrevista al Neuen Osnabrücker Zeitung, Sabatina plantea: “Debemos preguntarnos dos cuestiones: ¿queremos seguir preservando los derechos del hombre en Alemania? ¿Podemos dejar que Alemania se convierta en un país mayoritariamente musulmán?”.

 

 

Dar un pasaporte a todos los refugiados sin asegurarse de que sean “capaces de ser demócratas o de saber si están o no dispuestos a usar la violencia” es una política irresponsable “teniendo presentes los derechos humanos”, afirma. Si resulta que podríamos encontrar en medio de ellos islamistas violentos, relacionados o no con el ISIS, Alemania no puede negarse a asumir esa responsabilidad.

 

El equivalente a un pueblo cada mes

 

Ella continúa diciendo que si, en los próximos diez años, llegan más de 10 millones de musulmanes, podrían constituir la mayoría de su grupo generacional. Es precisamente la actual tasa de llegadas; además, la tasa de natalidad alemana es considerablemente baja. Podría ser el caso si uno se niega a regular la inmigración. Sólo en el mes de noviembre, se superó el número de 180.000 refugiados en tan sólo tres semanas. Es decir, la población de una ciudad de tamaño medio más cada mes, lo que puede transformar radicalmente la sociedad alemana. Esto no es una fantasía sino simplemente la realidad. Muchos críticos, incluso procedentes de la izquierda, están comenzando a levantar la voz en Alemania.

 

Para ella es inadmisible que los jóvenes violentos que atacan a los cristianos, a los yezidíes o a los musulmanes demócratas, puedan quedarse en Alemania. “Tienen que irse”. Es impensable concederles derecho de asilo. Es un grave error y una ilusión demasiado bonita, según ella, presuponer que todos los refugiados comparten los valores democráticos. Han nacido en países como Siria, Afganistán o el Pakistán que ella bien conoce, “con la idea de que las mujeres no tienen los mismos derechos ni la misma dignidad que los hombres, y que nos no musulmanes no son completamente seres humanos”.

 

Protegerse de los predicadores radicales

 

Sabatina James critica también que Alemania no ponga limitaciones a los predicadores más radicales. “Les dejamos hacer, y nos sorprende que los jóvenes les sigan”. Conoce a personas arrepentidas del movimiento salafista, y sabe que se trata de personas en busca de Dios.

 

Esta es también una prueba de la triste situación de las iglesias en Alemania según la joven: se ha vuelto más común hoy en día en las calles alemanas encontrar a un salafista distribuyendo el Corán que a un cristiano “explicando el Sermón montaña” y diciendo las palabras fuertes de Cristo:” Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os calumnian y os persiguen”.

 

Y para salvaguardar los derechos humanos, especialmente los de las mujeres, y los valores del mismo sermón de la montaña, Alemania no puede aceptar a cualquiera: la garantía de la naturaleza democrática de este país es probable que se reduzca al mínimo si Alemania no cambia de rumbo.

Mi opinión sobre la evolución

11899887_1622226948026824_3433045693267864234_n

Pérez-Reverte sobre el Islam: “No les quepa duda. Seremos decapitados, tarde o temprano”

Pérez-Reverte, que ha conocido como corresponsal buena parte de estos países, no tiene una opinión nada favorable sobre ellos y, sobre todo, sobre lo que en occidente se ha dado en llamar “primavera árabe”, un término que él no tiene tan claro: “Primavera árabe, seguimos diciendo aquí. Cuando lo que viene es el invierno más negro”.

Pero el análisis del creador de Alatriste es todavía más pesimista: compara el fenómeno actual con la caída del Sha en los 70, que él vivió en primera persona, y recuerda a “todos aquellos idiotas (en Irán, pero también en España) aplaudiendo a Jomeini” que decían que llegaba la libertad, “una libertad cuya administración se confía a curas. Musulmanes o cristianos, da igual. Curas. Calculen la libertad”.

Sin embargo, las palabras más duras las guarda Pérez – Reverte para nuestra propia sociedad, a la que critica incluso con algunas metáforas casi literarias: “Es contradictorio e imposible (y peligroso) disfrutar de las ventajas de ser romano y al mismo tiempo aplaudir a los bárbaros”.

Las comparaciones no son precisamente muy positivas: “Supongo que la realidad es simple: van a ganar, porque son fuertes, y jóvenes, y tienen hambre, y desesperación, y fe. Y coraje para luchar”. Mientras que ” nosotros somos viejos, inseguros, demagogos, incultos y cobardes. El niño tiene razón con su pancarta: merecemos ser decapitados”, dice en referencia a un niño que en una manifestación en Sydney pedía con su pancarta: “Decapitad a quienes insulten al profeta”.

“En algo tiene razón el niño”, sigue Pérez – Reverte, “merecemos ser decapitados. Por cantamañanas. Por primaveras”, asegura para insistir poco después: “No les quepa duda. Seremos decapitados, tarde o temprano. Y eso no será más que un acto de justicia de la Historia”.